Bienvenidos a la cobertura del NACFC 2017

Si acepta acceder a este servicio está confirmando que usted es un profesional de la salud.

Usted está aquí

Diabetes, HGPO

Alteración de las incretinas en la fibrosis quística

El impacto clínico de la intolerancia a los hidratos de carbono puede preceder entre 6 y 24 meses al diagnóstico de diabetes. Se recomienda el cribado mediante HGPO (hiperglucemia per os) desde los 10 años de edad. Sin embargo, esta intolerancia puede ser más temprana y afectar a hasta el 39% de los pacientes antes de los 5 años, como ha demostrado el equipo de Katie Larson Ode en 27 pacientes afectados de fibrosis quística (1).

La fisiopatología de la diabetes en la fibrosis quística todavía no se conoce bien. Los pacientes en estadios avanzados de su enfermedad, o que siguen corticoterapia, o en curso de agravamiento presentan insulinorresistencia. No obstante, el mecanismo principal es sobre todo un déficit de la secreción de insulina, cuyo funcionamiento no se ha elucidado suficientemente:

  • Una hipótesis evidente es la fibrosis y la infiltración grasa del páncreas que conduce a una destrucción de los islotes de Langerhans que comprenden las células beta encargadas de fabricar la insulina y las células alfa que fabrican el glucagón. Se han descrito depósitos amiloides y un mecanismo inflamatorio.
  • En fechas recientes se ha involucrado a las incretinas. Estas hormonas de origen gastrointestinal estimulan la secreción de insulina. Comprenden el GLP-1 (péptido similar al glucagón 1), el GIP (polipéptido inhibidor gástrico o polipéptido insulinotrópico dependiente de la glucosa) y el PP (polipéptido pancreático). Desempeñan un papel esencial en la respuesta de la insulinosecreción después de una carga oral. Se ha estimado que las incretinas suponen el 50-70% de la respuesta a una carga oral de glucosa (2).

El equipo de K. Larson ha continuado así con su trabajo en niños de menos de 5 años, y ha investigado una disfunción de las incretinas (3).

Los niños de varios centros de Minnesota objeto de un seguimiento regular de 3, 6, 9, 12 y 18 meses y después anualmente hasta 5 años podían seleccionarse si tenían entre 3 meses y 5 años y no presentaban diabetes conocida. Frecuentemente se realizó una prueba HGPO (dosis de 1,75 mg/kg de glucosa) con muestras de sangre a los 10, 30, 60, 90 y 120 minutos para un análisis de GLP-1, GIP, PP y glucagón.

Los datos de 25 pacientes afectados de fibrosis quística y 9 pacientes de control han revelado que los primeros presentaban tasas (áreas bajo la curva o AUC) menores de GLP-1, PP y glucagón que los sujetos de control:

  • Los pacientes afectados de fibrosis quística que presentaban una intolerancia a los hidratos de carbono en los datos de HGPO mostraban tasas más elevadas de GIP que los pacientes sin intolerancia o los de control.

Estos resultados en niños muy pequeños confirman la implicación de una disfunción de las incretinas en la fisiopatología de la diabetes de la fibrosis quística.

 

1. Y YI, A Norris, K Wang, X Sun, A Moran, J Engelhardt, K Larson Ode. Abnormal glucose tolerance in infants and young children with cystic fibrosis. American Journal of Respiratory Critical Care Medicine 2016; 194: 974.

2. A Kelly, A Moran. Update on cystic fibrosis related diabetes. J Cystic Fibrosis 2013; 12: 318.

3. Yi, Y. Perturbation of incretin and islet hormones in very young children with cystic fibrosis. Abstract 642. NACFC 2017.

Referencia

CONGRES NACFC 2017 - Jueves 2 de noviembre de 2017
Taller 3 – Taller endocrino
Katie Larson Ode M.D., Iowa

Auteur

Dr François Brémont

CHU Toulouse, France

Pneumologie Allergologie
Hôpital des Enfants
CHU Toulouse